La concejala Rosario Herrera presenta la propuesta que ha presentado el Grupo Municipal Socialista en relación con las subvenciones de autoayuda que ha venido concediendo el Ayuntamiento de Villarrobledo.

La concejala Rosario Herrera presenta la propuesta que ha presentado el Grupo Municipal Socialista en relación con las subvenciones de autoayuda que ha venido concediendo el Ayuntamiento de Villarrobledo.

15 octubre, 2020 Desactivado Por El Espectador

Herrera explicaba que la intención de esta propuesta es recuperar los dos años de subvenciones para los colectivos de autoayuda, clubes deportivos y asociaciones culturales, que en lo que lleva gobernando el Partido Popular se han perdido.

La concejala se refería a las excusas del PP que se escudan en que el Ayuntamiento no tiene dinero. Ante eso la propuesta socialista se justifica en su viabilidad, por eso en lugar de agrupar las ayudas pendientes en un solo año, proponen que se haga en dos ejercicios para que se pueda llevar a cabo.

Rosario Herrera indicaba que las ayudas que se han perdido del 2018 de las asociaciones sanitarias son de 29.300 euros, las deportivas ascienden a 24.260 euros y las culturales englobaban una partida de 8.000 euros. En total las subvenciones que se han perdido en los ejercicios de 2018 y 2019 asciende a la cantidad de 61.560 euros anuales.

Las subvenciones del 2018 fueron convocadas durante el gobierno del Partido Socialista, los colectivos sociales presentaron sus proyectos y ellos contaban con estas ayudas, pero no se aprobaron, aunque en el caso de las subvenciones de servicios sociales que fueron gestionadas por la propia Rosario Herrera, responsable en esas fechas del área de Bienestar Social, contaba con el informe de los técnicos del citado departamento y estaba firmada la propuesta de resolución para proceder a su concesión. Estas gestiones se realizaron antes de las elecciones municipales y tras llegar el Partido Popular al gobierno esas propuestas se quedaron en un cajón y nunca se aprobaron.

La responsable socialista indicaba que en el 2019 el equipo de Gobierno del Partido Popular ni siquiera sacó la convocatoria de ayudas por lo que fue imposible que estos colectivos pudieran acceder a estas subvenciones.

A los socialistas les preocupa que se pierdan estos dos años y consideran que es injusto ya que estas agrupaciones sin ánimo de lucro trabajan para determinados colectivos y que su labor es muy necesaria para todo Villarrobledo. Por ello, el Ayuntamiento debe estar ahí apoyando ese trabajo.

La edil exponía como se puede llevar a cabo la financiación de estas subvenciones perdidas durante los pasados dos años. Una de ella es creando una modificación de crédito, ya que esto lo ha venido haciendo durante lo que va de legislatura el Partido Popular y por tanto es perfectamente viable.

Otra de las fórmulas podría ser a cargo del dinero que va a recibir el Ayuntamiento procedente de los remanentes de Gestalba, por importe de 202.000 euros, tal como explicó la portavoz socialista Caridad Ballesteros en una anterior rueda de prensa. Así, en abril del 2021 el consistorio recibiría cerca de 101.000 euros y en abril de 2022 otra cantidad similar. Lo que propone el Grupo Municipal Socialista es que parte de ese remanente se destine a crear esas

partidas presupuestarias para las subvenciones de las asociaciones y para hacerlo más viable que se realice en dos ejercicios presupuestarios: la recuperación de las subvenciones del 2018 se realice el año próximo en 2021 y las de 2019 se recuperen en 2022, con la segunda llegada de fondos por parte de Gestalba.

En definitiva, es una propuesta razonable, coherente, que se puede llevar a cabo, a la que el equipo de Gobierno no debería decir que no, porque se va a disponer de esos fondos de remanente.

Argumentaba Herrera que lógicamente se deben de seguir manteniendo las subvenciones ordinarias del año en curso, porque sino esto no tendría sentido. Por último señalaba que es importante que cuando estas subvenciones se convoquen, se estudien conjuntamente con el tejido asociativo afectado con el fin que ellas decidan en que términos y de qué manera, se aprueben, dado que van a ser dos ejercicios con peculiaridades respecto a otros años por el incremento de partidas presupuestarias para este fin. Por lo que las propias asociaciones deberían participar a la hora de elaborar las bases de estas convocatorias como se ha hecho en ocasiones anteriores con el gobierno del Partido Socialista